Tercera consecutiva

El equipo senior del CFS Castro logró una nueva victoria en la cancha del Muriedas Urrutia con la que encadena tres triunfos consecutivos en sus últimos compromisos ligueros. Los rojillos se impusieron en un partido extraño, que se complicaron en la recta final, y en el que pese a no jugar bien, fueron superiores a su rival.

Ficha técnica:

AD Muriedas Urrutia: Revilla, Santos (1), Fidel (1, de doble penalty), Pablo y Dani (1). Raúl, Peque (1), Jesús y Adrián.

CFS Castro Urdiales: Irusta, Aspi (1), Borja (1, de doble penalty), Aitor (1) y Óscar (1). Apu, Raúl, Chema (1, de penalty), Sergio y Jorge Vega (1).

Árbitro: Saturnino García Fernández, actuando como cronometrador Juan Antonio Rioja Vallejo, del Comité Cántabro. Amonestó a Peque y Pablo por parte local y a Irusta y Aspi por el bando visitante. Expulsó con roja directa a los locales Peque (Min. 31) y Adrián (Min. 38).

Goles: 1-0 Min. 6 Peque, 1-1 Min. 9 Jorge Vega, 1-2 Min. 17 Borja, doble penalty, 2-2 Min. 28 Santos, 2-3 Min. 29 Aitor, 2-4 Min. 31 Chema, de penalty, 2-5 Min. 33 Óscar, 3-5 Min. 34 Dani, 4-5 Min. 38 Fidel, de doble penalty, 4-6 Min. 39 Aspi.


El Castro viajaba hasta Muriedas buscando un tercer triunfo que le permitiría seguir manteniendo sus aspiraciones a las primeras posiciones y consciente de que allí le aguardaba un partido complicado, ante un rival muy exigente en su feudo y con un juego que suele atragantarse a los rojillos. Además, el hecho de que el partido apenas se pudiera preparar por las numerosas bajas en los entrenamientos, por lo que el rendimiento del equipo castreño era una incógnita.

El partido arrancó sin ritmo, y con los dos equipos cometiendo numerosos errores en el pase. Los primeros minutos eran fríos y, pese a que el Castro quería llevar el peso del encuentro, los rojillos no estaban finos y no eran capaces de superar la defensa retrasada de los locales. La primera gran ocasión del partido llegó en un penalty favorable a los visitantes que el capitán Aspi mandaba fuera. Esta acción noqueaba un poco a los castreños que en los minutos siguientes iban a ceder terreno y a cometer varios errores que animaban a los camargueses. Una contra local, conducida por el mejor de los amarillos el sábado, Dani, suponía el 1-0, rematado por Peque a la red en el segundo palo. El tanto local encendía las alarmas en los castreños, que reaccionaban tres minutos más tarde al culminar Jorge Vega una acción embarullada en el área de Revilla.

Mediada la primera parte el Castro comenzaba a tener problemas con las faltas y, a falta de 8 minutos entraba en el bonus, lo que obligaba a medir muchísimo las acciones defensivas ante un equipo que buscaba aprovechar continuamente el saque largo de Revilla hacia el área de un Irusta que sufría en los envíos del meta local.

Pero, poco a poco también las faltas iban acosando a los locales, que veían como el Castro era el primero que se iba a la línea de 10 metros a falta de algo más de 2 minutos para el descanso. Borja no perdonaba en el lanzamiento sin barrera y ponía a los rojillos por delante con una renta que iban a defender con éxito hasta el final de los 20 primeros minutos.

La segunda mitad daba comienzo con la presencia de varias goteras en las inmediaciones del área del Castro, que dificultaban muchísimo el juego en esa zona y que en cualquier momento podían paralizar el partido de manera definitiva. Los rojillos salieron conscientes de que había que buscar un tercer gol que les diese un mayor margen en la recta final y comenzaron a gozar de claras ocasiones que se estrellaban siempre en un Revilla que año a año sigue demostrando su enorme calidad.

En esta fase del partido las llegadas locales no eran demasiadas, pero las dificultades para defender en la zona mojada y los continuos balones largos de Revilla suponían un continuo quebradero de cabeza para un Castro que no aumentaba su renta y que era consciente de que en cualquier acción aislada el partido podía cambiar de rumbo. La ocasión más clara para los de Luis Urrutia iba a llegar en un penalty cometido por Irusta que se estrellaba en el palo. El empate iba a llegar dos minutos después, al culminar Santos una jugada embarullada en la que la zaga rojilla no acertaba a despejar el balón de la zona de peligro y habilitaba a los camargueses para equilibrar el choque.

Por fortuna la estrategia iba a venir al rescate de los castreños en el momento en el que más dudas podían aflorar. Los rojillos ejecutaban a la perfección un córner que Revilla rechazaba en primera instancia, pero que Aitor remataba en segunda opción, devolviendo la iniciativa en el marcador al Castro, que desde ese momento iba a tener sus mejores momentos e iba a tener en su mano sentenciar el partido.

Primero era Chema el que lograba el 2-4 al marcar por fin un penalty, y, poco después, Óscar lograba en el segundo palo una renta que parecía casi definitiva, pero los rojillos iban a despertar viejos fantasmas en un final en el que se vio abocado a sufrir demasiado. En el enésimo balón al área de Irusta del meta local, Dani iba a cabecear a la red un gol que hizo temblar a un Castro que por ese entonces ya llevaba varios minutos amenazado por las faltas.

A falta de algo más de un minuto los locales iban a irse a la línea de 10 metros en una acción que curiosamente iba a terminar con los camargueses con un hombre menos al ser expulsado Adrián con roja directa en la discusión posterior. Fidel recortaba las distancias a un solo gol en el lanzamiento posterior, pero la exclusión del jugador local iba a ser determinante para que no llegase la igualada a pesar de que Aspi debía sacar bajo palos un remate de los de Luis Urrutia que arriesgaron adelantando a Revilla en los segundos finales. A falta de apenas un segundo el propio capitán castreño aprovechaba que la meta local estaba desguarnecida para lograr el 4-6 definitivo y cerrar un partido que los rojillos no habían sido capaces de sentenciar a su debido momento.

Con este triunfo los castreños encadenan tres victorias consecutivas en liga por primera vez en esta temporada y recuperan la quinta plaza tras la derrota del Grupo RC Colindres ante el líder. La próxima semana, nueva oportunidad para seguir manteniendo la racha positiva con la visita al Peru Zaballa del Mar Rock Cocinas Manolo.

Jornada complicada para los equipos de la Escuela

20161126_120757No fue una buena jornada en cuanto a resultados para los equipos de la Escuela, que sufrieron en su gran mayoría dolorosas derrotas, siendo la única nota positiva en cuanto a resultados el cada vez menos sorprendente Benjamín B.

En la categoría Cadete doble derrota para los nuestros. El A se desplazaba hasta la cancha del líder Torina, al que le valía un punto para ser campeón, y que se iba a hacer con el título tras imponerse por 2-1 a los rojillos en un intensísimo partido entre los dos mejores equipos de la competición. Por su parte el B cedía en el Peru Zaballa ante el Campoo de Enmedio por 1-5.

También mordieron el polvo los dos infantiles, que caían respectivamente ante Torina y Montañas del Pas. El Infantil A perdía 2-1 también ante el Torina en un partido en el que pese a no hacer un buen encuentro tuvieron opciones para ganar y el B caía contundentemente por 0-10 superados por el juego directo de los pasiegos. Una categoría en la que también, ya hay campeón, al haberse hecho el Mioño con el título liguero en esta jornada.

Por último en categoría Benjamín, luces y sombras para nuestros dos equipos. Victoria del Benjamín B (0-2) en el derbi ante el Liendo y derrota 7-3 del A en el largo desplazamiento hasta San Vicente de la Barquera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>