Del día a la noche

Derrota sin paliativos del CFS Castro ante el Muriedas Urrutia tras un encuentro horrible de los rojillos. Ni siquiera el efecto Peru Zaballa fue suficiente para impedir el naufragio de un equipo castreño que firmó su peor partido de la temporada apenas siete días después de haber realizado el mejor. La segunda derrota de los marineros como local les hace perder muchas opciones en su lucha por los primeros puestos.

Ficha técnica:

CFS Castro Urdiales: Javi, Aspi (1), Alvar, Gaizka y Luis Pablo (1). Aitor (1), Raúl, Sergio, Jorge Vega (1), Gonzalo y Óscar.

Muriedas Urrutia: Revilla, Santos, Miguelín (2), Pablo y Chechu (3). Peque (1), Jesús y Jose.

Árbitro: Rubén Sobaler Pesquera, actuando como cronometradora Laura González Revuelta. Amonestaciones: por parte del Castro a Luis Pablo y Raúl y por parte del Muriedas a Miguelín, Jesús, Pablo y Peque, en dos ocasiones.

Goles: 0-1 Min. 4 Miguelín, 1-1 Min. 7 Luis Pablo, 2-1 Min. 8 Jorge Vega, 3-1 Min. 11 Aitor, 3-2 Min. 19 Peque, 3-3 Min. 25 Miguelín. 4-3 Min. 28 Aspi, 4-4 Min. 32 Chechu, 4-5 Min. 37 Chechu, 4-6 Min. 39 Chechu.


CastroUrrutia01Después de la gran puesta en escena de la jornada anterior frente a Canalsa Pecusa se esperaba que el Castro siguiera por ese camino para certificar sus aspiraciones a la tercera plaza, pero pronto iba a volver a evidenciar su irregularidad y falta de consistencia. Los rojillos nunca estuvieron cómodos en un partido que deberían haber sentenciado en la primera mitad, pero que perdieron después de firmar una segunda parte para olvidar en la que siempre estuvieron a merced de su rival.

La entrada de los castreños al partido no fue la mejor y, pese a que se esperaba que llevasen el peso del partido, no había la fluidez de una semana antes. Así, con un ritmo lento, poca movilidad y muy poca tensión, pronto iban a verse por detrás en el marcador, después de una acción individual de Miguelín.

Los primeros cambios vinieron bien a los rojillos, que a partir de ese momento iban a reconducir la situación, acelerando la velocidad de su juego y mejorando sobre todo sin balón, lo que les iba a permitir disponer de oportunidades. Luis Pablo equilibraba el partido a los 7 minutos y paulatinamente los castreños iban mostrándose superiores ante un Muriedas que buscaba sus oportunidades a través del juego directo y las acciones a balón parado. Así, y fruto de este dominio, el Castro lograba dos goles más que ponían el choque muy de cara.

Pero, cuando tenían todo a su favor, los marineros iban a ser incapaces de cerrar el partido a pesar de disponer de varias ocasiones para ello y su tren pasaba dejando opciones a los camargueses de aferrarse al encuentro.

Así, a falta de 2 minutos para el descanso, una acción de Peque en el pívot permitía a los visitantes recortar distancias y sembrar las dudas en un Castro que iba a temblar hasta a llegar al descanso.

Se esperaba que el paso por los vestuarios serenara a los rojillos, pero ocurrió todo lo contrario, el Muriedas daba un paso adelante y, a través de la calidad en el 1×1 de Miguelín y Chechu, se hacía con el mando del partido y convertían al arquero local en el mejor del partido.

CastroUrrutia03El Castro no tenía el balón y, cuando lo recuperaba lo perdía fruto de un juego sin sentido y carente de movilidad, que daba opciones a los visitantes de volver a tenerlo por la vía rápida. Pero las carencias de los rojillos no eran solo en ataque, sino que en defensa se veían incapaces de parar a un rival que se crecía y que lograba la igualada a los 5 minutos.

El empate no iba a resucitar a los locales, que seguían a años luz de la imagen de la semana pasada, pero al que el partido iba a volver a sonreir poco después. Peque veía la segunda amarilla y los rojillos iban a disponer de dos minutos en superioridad para ponerse por delante, un gol que curiosamente no iba a llegar con un jugador más, sino a los pocos segundos de recuperar la igualdad los visitantes, por mediación de Aspi.

Pero con 10 minutos aún por delante y el bonus de faltas cubiertos, el Castro no supo gestionar su ventaja y pronto vio como Chechu ponía la igualada en el marcador, llevando el partido a donde lo querían los visitantes, una moneda al aire en la recta final.

De ahí al final los castreños tuvieron que pelear contra el rival y contra si mismos, incapaces de hacerse nuevamente con el mando del partido y encomendándose a una acción aislado que volviera a desnivelar el marcador a su favor. Pero esa acción iba a ser a la inversa y, a falta de dos minutos, Chechu ponía a los camargueses por delante.

Ese tanto obligaba a los locales a poner el portero jugador en cancha, pero no era desde luego la tarde de los rojillos que, lo intentaban con más corazón que cabeza y que gozabann de alguna oportunidad para igualar, pero que eran incapaces de igualar el partido y que veían como a falta de escasos segundos, Chechu cerraba el marcador desde su propia cancha.

El final del partido certificaba la segunda derrota del Castro en el Peru Zaballa, el final de una racha de cuatro jornadas consecutivas sin perder y la constatación de la falta de consistencia y solidez de un equipo que ha pasado en tan solo una semana de la luz a la sombra.

Los castreños pierden la quinta plaza y ven menguar exponencialmente sus opciones de luchar por la tercera y cuarta plaza, por lo que deberán aprovechar estas dos semanas hasta el próximo partido para rearmarse y recuperar el juego y la imagen perdidos el pasado sábado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>