En casa es diferente

El CFS Castro logró su primer triunfo del 2018 imponiéndose al segundo clasificado en el Peru Zaballa. Tras casi dos meses sin actuar en su feudo, los rojillos volvieron a mostrar su mejor versión para lograr un trabajadísimo triunfo de mucho prestigio ante el Rayo Sanfe.

Ficha técnica:

CFS Castro Urdiales: David, Aspi (1), Raúl, Sergio (1) y Luis Pablo. Aitor (1), Gonzalo, Gaizka (1), Álvar, Óscar y Javi.

Rayo Sanfe: Darío, Solar, Riki (2), Luly (1) y Chuspy. Alejo, Manu y Raúl.

Árbitro: Iván Arce Ruiz, actuando como cronometrador Marcos Fernández Cárdaba. Amonestaron por parte visitante a Chuspy y Luly.

Goles: 1-0 Min. 5 Aitor, 2-0 Min. 23 Aspi. 2-1 Min. 23 Riki, 3-1 Min. 27 Sergio, 3-2 Min. 27 Riki, 3-3 Min. 32 Luly, 4-3 Min. 35 Gaizka.


Castro-Rayo1Tras la derrota en Cabezón y, sobre todo, la mala imagen ofrecida, el CFS Castro volvía a casa para disputar un encuentro que era casi una final para mantener su objetivo de acercarse a los cuatro primeros clasificados. Y, como viene siendo habitual en las últimas temporadas, la comunión entre el equipo y la cancha volvió a surtir su efecto para imponerse a un Rayo Sanfe que llegaba como gran alternativa al liderato del Santoña y como exigente examen para analizar si lo de la pasada semana fue tan solo una mala tarde.

Y el Castro desde muy pronto demostró que iba a poner en juego su versión buena. Los rojillos volvían a recuperar sensaciones y se hacían desde el principio con el mando en el partido, pero sobre todo, sin conceder apenas licencias ofensivas a los del Valle de Buelna. Las primeras oportunidades fueron para los castreños y, fruto de esa mayor presencia en el área rival iba a llegar el 1-0. Luis se llevaba con potencia el balón a la salida de un córner y asistía para que Aitor adelantase a los locales.

El gol hizo que los de Mateo Fernández se estirasen algo más y que comenzasen a merodear con cierto peligro el área de David, pero casi siempre más a través de acciones individuales que de jugadas trenzadas, ante las que el Castro estaba mostrando un buen nivel defensivo.

A medida que los minutos transcurrían, el dominio de los rojillos se hacía más patente, lo que iba a llevar a generar ocasiones muy claras que, en unas ocasiones Darío, y en otras los postes, impedían que se concretaran en goles, a pesar de que los costeros hacían merecimiento para ampliar la ventaja.

Así llegaba el descanso, con ventaja mínima, pero sensaciones magníficas de un Castro que había merecido una renta mayor. El partido llegaba a la segunda parte muy igualado en el electrónico y se esperaba la reacción de los visitantes, pero a los locales les costó mucho entrar de nuevo en el partido.

Castro-Rayo3Los primeros minutos fueron para los rayistas, que se hacían con el dominio y ponían en aprietos a Javi, pero, curiosamente, cuando peor lo pasaban los rojillos, iba a llegar un 2-0 que debía traer mayor tranquilidad a las filas locales. Pero, los de Mateo Fernández se habían metido en el choque y pronto iban a reducir diferencias, volviendo a apretar el electrónico.

 A partir de ahí la segunda mitad iba a ser tremendamente igualada, ambos equipos iban a disponer de oportunidades, si bien las más claras eran para los rojillos, que se estrellaban en varios ocasiones con los postes de la meta de Darío. Sergio iba por fin a acertar en el minuto 7, pero, nuevamente iban a recortar los visitantes acto seguido. Poco después de atravesar el ecuador de la segunda parte, las alarmas para los locales se encendían, al conseguir Luly el empate y poner la máxima incertidumbre en el marcador

En esta tesitura el choque iba a encarar su recta final y el Rayo poco a poco iba a dar síntomas de cansancio, lo que permitió a los castreños llegar más y, fruto de ello, volver a desequilibrar el electrónico tras un magnífico disparo exterior de Gaizka. Los locales sabían que ese tanto podía ser definitivo y a partir de ese momento se esmeraron más en tareas defensivas ante un rival que lo iba a intentar con portero jugador a falta de tres minutos.

Los minutos finales, con el rival en superioridad, hicieron que el Castro tuviera que defenderse como gato panza arriba y, pese a que no fueron demasiadas las opciones claras de los visitantes, también Javi tuvo que intervenir con acierto para mantener el resultado. Los segundo finales transcurrieron muy lento para los locales, pero el pitido final iba a terminar con la incerteza del resultado e iba a premiar a los castreños con una victoria de mucho mérito.

Resultado importante, porque permite poner fin a las malas sensaciones de la jornada anterior y porque viene a demostrar que, con un calendario en el que los rojillos van a disputar la gran mayoría de los partidos como local, las opciones de mejorar puestos en la tabla siguen muy vigentes para un equipo que en casa es donde muestra su mejor versión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>