Publicada por
el
Categorías
Enlace permanente

Mal día para salir de casa

No pudo retomar peor el CFS Castro la competición en este arranque de 2018. Los rojillos sufrieron una contundente derrota en su visita a Cabezón de la Sal en una tarde para olvidar. Los castreños nunca entraron en el partido y estuvieron muy lejos del nivel mostrado en la última jornada del 2017 en Colindres, lo que les llevó a caer goleado por un Minchón que fue mejor en todo.

Ficha técnica:

El Minchón: Luisma (1), Caito, Christian (3), Quillo (2) y Ventura (2). Marcos, Raspe, Óscar y Darío.

CFS Castro Urdiales: David, Aspi, Raúl, Óscar, Luis Pablo. Aitor (1), Jorge Vega, Aritz (1), Sergio,Álvar y Javi.

Árbitro: Saturnino García Fernández, actuando como cronometradora Mª Luisa Altuna Gómez. Amonestaron a Óscar y Quillo por parte local y a Aspi y Aitor por el bando visitante. Expulsaron con roja directa al visitante Jorge Vega en el minuto 39.

Goles: 1-0 Min. 5 Christian, 1-1 Min. 6 Aitor, 2-1 Min. 8 Ventura, 3-1 Min. 15 Quillo, 3-2 Min. 18 Aritz, 4-2 Min. 26 Luisma, 5-2 Min. 28 Quillo, 6-2 Min. 34 Christian, 7-2 Min. 35 Christian, 8-2 Min. 39 Ventura.


El primer partido del año para ambos equipos llegaba en un momento importante para ambos, ya que los dos querían una victoria para arrancar la segunda vuelta en dinámica positiva y recortar posiciones con los equipos que les precedían. A pesar de la importancia de los puntos en juego para los rojillos, por tratarse de un rival directo y por ser una de las pocas salidas que afrontarán en esta segunda mitad de campaña, el Castro nunca terminó de sentirse cómodo sobre la pista del Matilde de la Torre y cedió una amplia derrota ante un rival que se ha convertido en su bestia negra esta temporada.

Desde los primeros minutos se percibió que los castreños no eran los de Colindres, ya que, pese a que intentaba llevar el peso del partido, los locales se encontraban muy cómodos conteniendo en su propia cancha y saliendo en rápidos contragolpes hacia la meta de David. Así, las primeras oportunidades fueron de los de Jose Agudo, y aunque por momentos los rojillos equilibraban las ocasiones con alguna llegada ante Luisma, también faltaba pericia en el área rival.

No tardó en llegar el primero de los cabezonenses, tras un contragolpe, y, pese a que Aitor respondía poco después con la igualada, las sensaciones seguían sin ser buenas. Una nueva contra permitía a los locales volverse a poner por delante ante un Castro que pasaba sus peores minutos ante la verticalidad de sus rivales, que supieron explotar muy bien la poca seguridad de los rojillos en la tarde del sábado.

En pleno vendaval local llegaba el 3-1, anotado por Quillo a la salida de un córner, y encendía todas las alarmas en los castreños. El tiempo muerto posterior hizo entrar al Castro en una mejor fase de juego, fruto de la cual llegaría el gol del juvenil Aritz Galende en su estreno esta temporada con el equipo senior.

Los últimos instantes de la primera mitad volvieron a ver a un Castro sufriendo lo indecible ante el juego directo de los cabezonenses, que botó varios saques de esquina consecutivos y acarició el cuarto antes del descanso.

Pese a que los marineros estaban muy lejos de su mejor versión, el resultado estaba apretado y la segunda mitad se veía como una oportunidad para enmendarse y hacer méritos suficientes para sacar algo positivo de Cabezón. Y en los minutos iniciales el Castro mejoró e incluso acarició el empate, pero la fortuna tampoco iba a estar de su parte. A los 6 minutos, Luisma interceptaba lo que podría haber sido el 3-3 y lanzaba desde su área sorprendiendo adelantado a Javi y volviendo a poner dos de ventaja para los locales.

Y ese gol fue el final para un Castro que ya no supo recomponerse. Pese a que había tiempo suficiente para volver a meterse el partido, a los rojillos les pesó demasiado ese tanto, que poco después encajaron el quinto. Con tres ya de desventaja los castreños se terminaron de ir del partido y sus opciones de reengancharse pasaron más por el corazón que por la cabeza.

El portero jugador supuso la losa definitiva para el Castro, que, al igual que en la ida acabó encajando una sonora goleada ante un Minchón que vio la debilidad del rival y no dudó en darse un festín con el que arrancar el año con el mejor pie.

Por fortuna, y pese a la amplitud de la derrota, el sábado solo se perdieron tres puntos, y la liga te permite tomarte la revancha la semana siguiente, en la que los rojillos recibirán al Rayo Sanfe. La visita del segundo clasificado supondrá, además del regreso al Peru Zaballa casi dos meses después del último partido, una oportunidad para enmendar el borrón de esta semana y recuperar terreno con uno de los punteros de la competición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>