Publicada por
el
Categorías
Enlace permanente

Más de lo mismo

El CFS Castro volvió de vacío de los confines de Cantabria tras cosechar una nueva dolorosa e inmerecida derrota ante La Vuelta. Los rojillos siguen sin ser capaces de puntuar ante rivales de su liga y pierden una gran oportunidad de engancharse al vagón cabecero. En un partido muy igualado y muy exigente desde el punto de vista físico, la falta de acierto ante el meta rival y la diferencia de baremo arbitral terminó por tirar por los suelos el esfuerzo de los castreños.

Ficha técnica:

La Vuelta Pub: Marcos Peñil, Chuby (1), Marcos Martínez (1), Miguel (1) y Aníbal. Hugo, Luis Peñil (1), Diego (1) y Manuel.

CFS Castro Urdiales: Javi, Raúl, Aitor, Gaizka y Luis Pablo (3). Aspi, Rifi, Jorge Vega y Sergio.

Árbitros: Iván Arce Ruiz y Esteban Díez Cotera, actuando como cronometrador Juan Antonio Rioja Vallejo, todos ellos del Comité Cántabro. Amonestaron a Manuel y Miguel por parte local y a Raúl, Luis Pablo y Aspi, en dos ocasiones, por el bando visitante.

Goles: 1-0 Min. 12 Marcos Martínez, 1-1 Min. 15 Luis Pablo, 2-1 Min. 22 Chuby, 3-1 Min. 29 Diego, 3-2 Min. 30 Luis Pablo, 3-3 Min. 34 Luis Pablo, 4-3 Min. 34 Luis Peñil, de doble penalty, 5-3 Min. 37 Miguel.


Lavuelta4El Castro era muy consciente de que el desplazamiento al otro extremo de la región era una de las salidas más complicadas del campeonato, por la entidad del rival, la dificultad de la cancha y la importancia de los puntos en juego para ambos equipos. Para los rojillos la victoria traería consigo el premio de verse en la lucha por los puestos cabeceros, mientras que para los locales era casi una final para no seguir cediendo terreno con unas primeras posiciones en las que han puesto su objetivo para este curso.

Y el partido, con esa carta de presentación, no iba a defraudar. Desde el primer momento se vieron dos equipos dispuestos a llevarse la victoria, a no dejarse nada en el proceso, lo que convirtió el choque en un auténtico duelo de poder a poder. Tras los instantes iniciales en los que los rojillos tuvieron que sobrellevar el arranque en tromba de los de Pesues, el encuentro fue igualándose y las ocasiones se sucedían en ambas metas. Los guardametas, e incluso los postes, fueron los protagonistas en esta primera fase del partido en la que cualquiera pudo ponerse por delante y donde las bazas de ambos estaban bien pronto sobre la mesa. En los locales, un equipo muy intenso y agresivo, y al que incluso se le permitió demasiado, sobre todo sin balón de por medio, por parte de la pareja arbitral, se dejaba notar la mano de Candi en su amplia variedad en la estrategia, mientras que, en los visitantes, de nuevo la apuesta por la defensa alta y el ritmo en la circulación volvían a ser sus mejores bazas.

El primer tanto se resistiría hasta el minuto 12, cuando Marcos batía por bajo a Javi y ponía por delante a un equipo local en el que ya comenzaba a brillar con luz propia el otro Marcos, Peñil, que dio todo un recital bajo los palos en la mañana del domingo.

Luis Pablo neutralizaba la renta de los de Candi en el 15 a través de una falta directa, lo que hacía que el choque llegase igualado al descanso. Marcador justo por los méritos de ambos y 20 minutos por delante en los que cualquier error iba a ser clave para desequilibrar el encuentro.

Los primeros minutos de la reanudación seguían el mismo guión, hasta que el gran trabajo en la estrategia de los de Pesues iba a permitirles conseguir una renta de dos goles mediada la segunda parte.

Lavuelta1Con el partido muy cuesta arriba el Castro iba a tocar a rebato y se iba a ir decididamente arriba a por la igualada. Marcos Peñil seguía siendo el gran baluarte de los locales repeliendo constantemente las llegadas de los rojillos, pero nada podría hacer ante el acierto de Luis Pablo, que con dos goles más lograba volver a enganchar a los rojillos al partido.

Pero a esas alturas del encuentro el diferente baremo arbitral se había dejando notar castigando con mucha más severidad a los visitantes que a los locales, a los que se seguía sin sancionar las pugnas sin balón, y que llevaba a los castreños al bonus en esta recta final del encuentro.

Y esa iba a ser precisamente una de las situaciones que decidieran el encuentro. Una acción en ataque y sin balón (la única que se sancionó en un partido donde hubo hasta para regalar) era sancionada con la sexta falta de los marineros y la segunda amarilla para el capitán Aspi. La ocasión no la iba a desaprovechar el veterano Luis Peñil, demostrando que el que tuvo retuvo, y poniendo nuevamente por delante a un equipo local que ya no iba a dejarse neutralizar su renta.

Con algo más de cinco minutos para jugar, el Castro lo seguía intentando y lograba equilibrar el capítulo de faltas, haciendo que el cartel de las 5 también se mostrara a los locales, pero la igualada no llegaba y obligaba a poner en juego el portero-jugador como última oportunidad.

El 5×4 volvió a salir cruz para los rojillos, que veían además como Miguel conseguía desde propia cancha el definitivo 5-3, anulando cualquier intento de recuperación visitante. Para colmo, en las pocas veces que los castreños conseguían llegar a situaciones de tiro, Marcos seguía mostrándose inexpugnable repeliendo cualquier atisbo de peligro para su portería.

El final del partido dejaba nuevamente al Castro sin premio en un partido durísimo y muy exigente en el que los rojillos volvieron a hacerse merecedores a algo positivo, pero que terminó como los otros ante equipos llamados a ser rivales directos, con la balanza cayendo del lado rival.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>