Regalo de Navidad

El CFS Castro rompe el maleficio de Colindres y consigue un gran triunfo a domicilio. Los rojillos firman ante los colindreses su mejor partido del año y se van al parón navideño con las mejores sensaciones y grandes esperanzas para el 2018.

Ficha técnica:

Grupo RC Colindres: Pablo, Borja, Juanma (1), Óscar (1) y Raúl. Borja, Carlos, Miguel Cajigal (1), Adrián, Sito, Conde y Pedro.

CFS Castro Urdiales: David, Aspi, Raúl, Óscar (1) y Luis Pablo (1). Rifi, Jorge Vega, Aitor (1), Gaizka (2), Sergio y Javi (1).

Árbitro: Antonio Altuna Gómez, actuando como cronometrador Juan Antonio Rioja Vallejo. Amonestaron a Pablo, Miguel Cajigal y Carlos por parte local y a Aspi y Jorge Vega por el bando visitante.

Goles: 0-1 Min. 10 Gaizka, 1-1 Min. 12 Miguel Cajigal, 1-2 Min. 16 Óscar, 2-2 Min. 18 Juanma, 2-3 Min. 18 Gaizka, 2-4 Min.19 Luis Pablo, 2-5 Min. 19 Aitor, 2-6 Min. 32 Javi, 3-6 Min. 37 Óscar.


Colindres4El CFS Castro cerraba el 2017 con la visita a una de sus particulares bestias negras, un Grupo RC Colindres al que no se había podido vencer en los últimos dos años y que llegaba al encuentro cerquita de los rojillos en la clasificación. Los castreños llegaban al último partido de la primera vuelta aún con las malas sensaciones del partido de Santoña y con la necesidad de vencer para no descolgarse tras una primera mitad del campeonato con un calendario complicadísimo en el que apenas han tenido oportunidades de jugar en su feudo.

Con esa carta de presentación entraba el Castro a un encuentro en el que desde el primer momento se ponía de manifiesto que los rojillos habían dejado atrás el descalabro de hace dos semanas. Los rojillos entraban pronto el partido y se hacían con el dominio del choque, mostrando su cara más positiva, muy serios y con un plus de concentración que le permitían imponerse en los duelos individuales.

En esa tesitura las mejores ocasiones eran de los rojillos, que defendían como nunca y ponían muchísimas dificultades a la circulación de los colindreses con una presión asfixiante que les hacía recuperar el balón con facilidad. Esa superioridad iba a permitir que los castreños se adelantasen en el ecuador de la primera mitad con un gol de Gaizka.

Los visitantes apenas estaban cometiendo errores, pero sería tras uno de los pocos que se vieron, como los locales lograrían la igualada, al quedarse Miguel Cajigal solo delante de David tras un córner botado por los rojillos.

El gol local mostraba al Castro que enfrente había un rival con mucha pegada y que iba a aprovechar cada concesión, por lo que los castreños volverían a aplicarse para que Óscar volviera a ponerles por delante tras un saque de banda. El encuentro estaba más igualado en el marcador que en la pista, por lo que cualquier regalo podría cambiar la iniciativa.

Un error en la salida de presión de los rojillos habilitaba a Juanma para poner la igualada nuevamente. Pero poco iba a durar la alegría en el bando local, porque los castreños hacían el 2-3 segundos después de sacar de centro.

Ese gol haría mucho daño a los colindreses, que veían como en menos de dos minutos se pasaba del 2-2 a un contundente 2-5. Primero era Luis Pablo el que culminaba una contra tras un robo rojillo en zona alta y posteriormente, sobre la bocina, era Aitor el que llevaba a los visitantes con una renta muy jugosa que defender en la segunda mitad.

Colindres1En la reanudación el Castro salía consciente de que la ventaja era sustancial, pero que con un rival tan peligroso delante, cualquier error podría devolver a los locales al partido. Por ello, los rojillos intentaron controlar el juego, con un ritmo algo más pausado que parase la previsible salida en tromba de los de Mon Sáiz, pero, lejos de eso, eran los visitantes los que gozaban de alguna oportunidad más para aumentar la renta.

Los intentos locales se limitaban a poco más que disparos exteriores a los que Javi respondía con acierto. Los castreños defendían bien y apenas había opciones claras para un Grupo RC que a falta de algo menos de 10 minutos apostaba por el portero-jugador. Pero la tarde era de los rojillos, que seguían a un nivel altísimo en defensa y que además veían como Javi lograba a puerta vacía el gol de la tranquilidad en uno de los primeros ataques de los colindreses.

Los locales no iban a rendirse e iban a seguir varios minutos más con el jugador extra en pista, pero si los rojillos estaban de dulce, los de Mon Sáiz estaban de amargo y no les salía nada. Así, al técnico colindrés no le iba a quedar más remedio que retirar el portero jugador y entregar la cuchara en unos últimos minutos en los que poco pasó más allá del 3-6 con un Castro que ya disfrutaba de una de sus victorias más satisfactorias de la temporada.

El Castro se va al parón navideño en la quinta plaza de la tabla, con opciones de mejorar posiciones y con un calendario por delante en el que serán hasta 7 los partidos que tendrán que disputar como local en la segunda mitad de la temporada y que permite por tanto invitar al optimismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>