A la heroica

Victoria de esas que no se olvidan la conseguida por el Castro el sábado ante el Rayo Sanfe. En un partido durísimo y con muchísima tensión, los rojillos tuvieron que remontar el 0-2 inicial ante un rival directo y acabar defendiendo su ventaja durante casi dos minutos con dos jugadores menos. Enorme despliegue de pundonor el realizado por los castreños para llevarse tres puntos que les mantienen como colíderes antes del primer parón competitivo de la campaña.

Ficha técnica:

CFS Castro Urdiales: Alexis, Raúl, Borja (1), Aitor (1) e Imanol -quinteto inicial- Aspi (1), Gaizka, Aritz (1), Dani Díez y Pedro.

Rayo Sanfe: Darío, Villegas, Mario Santos, Pinilla (2) y Luly -quinteto inicial- Solar,  Geni, Chuspy, Carlos y Chiqui (1).

Árbitro: Esteban Díez Cotera, actuando como cronometradora María Fernández Cueto. Amonestaron a Gaizka, en dos ocasiones, por parte local y a Solar, Luly, Villegas y Chiqui por parte visitante. Expulsaron con roja directa al local Aspi en el minuto 38 de partido.

Goles: 0-1 Min. 4 Pinilla, 0-2 Min. 11 Pinilla, 1-2 Min. 13 Aritz, 2-2 Min. 19 Aspi, 3-2 Min. 21 Aitor, 3-3 Min. 31 Chiqui, 4-3 Min. 38 Borja.


Se esperaba un partido de talla entre dos de los equipos llamados a estar en la zona noble de la tabla. El flojo arranque de temporada de los de Mateo Fernández prácticamente les obligaba a sacar algo positivo del Peru Zaballa por lo que iban a plantear una guerra de guerrillas, un partido duro, al límite, esperando coser sus heridas aprovechando los riesgos que siempre asumen los locales. El Castro tampoco iba a rehusar el combate y desde el primer minuto se fue fraguando un choque de trenes, una batalla en la que la tensión fue subiendo a cada momento y que iba a desembocar en unos minutos finales de infarto y no aptos para corazones frágiles.

El dominio de los marineros en los primeros compases hacía presagiar que el primer gol podía caer del lado local, sin embargo, el que se adelantó fue el Rayo Sanfe gracias a Pinilla, que culminó un buen pase a la espalda de la defensa de Nacho Villegas. Seguía dominando el Castro, que no conseguía materializar sus ocasiones ante un entonado Darío y que iba a volver a evidenciar en cierta medida falta de gol.

Otro tanto de Pinilla en el 13 puso más difícil todavía el encuentro para los intereses locales. No obstante, los marineros si reaccionaron en esta ocasión tras el tiempo muerto y Aritz reducía diferencias dos minutos más tarde rematando una gran jugada colectiva en la que participaron los 4 jugadores de campo rojillos. Con la fuerzas igualadas y ocasiones por parte de ambos en el tramo final de la primera parte, Aspi conseguía el empate con un disparo exterior a falta de un minuto para el descanso.

www.gorafs.com
www.gorafs.com

Tras el descanso, un golazo de Aitor, con un tiro lejano que se coló por la escuadra, desequilibró de nuevo el partido y puso al Castro por delante por primera vez en el choque. Los visitantes llegaron al bonus de faltas minutos después, lo que devolvió la iniciativa en el juego a los locales en el siguiente tramo de encuentro. Pese a ello, los visitantes no habían dicho su última palabra y Chiqui aprovechaba una duda en la salida de Alexis para poner el 3-3.

Los últimos minutos fueron frenéticos, con un Castro buscando el gol de la victoria mientras su rival se defendía como podía con cinco faltas en su haber. El 4-3, logrado por Borja a falta de algo menos de dos minutos desataba la locura en la grada, y en la pista, en la que la tensión acumulada durante toda la tarde culminaba con Gaizka y Aspi expulsados y los rojillos, obligados a defender los tres puntos con tan solo 3 jugadores. Fueron unos minutos de muchísima tensión, con jugadores de ambos equipos en los banquillos rivales, otros encarados con la grada y con una pareja arbitral que también perdió los papeles y que después tuvo que justificarlo con una redacción del acta en la que solo se sancionaba a un bando y se sacaba una tarjeta roja por algo que supusieron que se había dicho sin que nadie fuese capaz de acertar a descifrar qué se dijo. Fue la culminación a un controvertido arbitraje, que sacó de sus casillas a ambos conjuntos, y en el que, entre otras cosas, se aplicaba ventaja con el infractor con el cartón de 5 faltas levantado o en el que se concedían tiempos muertos al equipo que no tenía posesión de balón.

Borja, Aitor y Alexis en primera instancia, y Aritz posteriormente, se multiplicaban durante un eterno minuto y 53 segundos para evitar un gol visitante que parecía cantado, por la enorme superioridad numérica de los de San Felices, primero con cuatro jugadores de campo y posteriormente con cinco. Pero el tanto no llegaba y, con un público cada vez más metido en el partido, el Castro resistía a la heroica para adjudicarse tres puntos totalmente merecidos con los que refuerzan sus aspiraciones.

Los marineros, con esta nueva victoria –tercera seguida- se mantienen en segunda posición de la tabla con nueve puntos, los mismos que el líder, el Cueva de Morín.  Los rojillos afrontarán una nueva prueba de fuego tras el parón liguero con otro duelo directo ante La Vuelta Pub, en el que será el primer compromiso fuera de tierras castreñas.