De vuelta a casa

El CFS Castro se enfrenta a su primer partido de liga en casa en la temporada de regreso a Segunda B. Más de siete años llevan los rojillos sin actuar ante su afición como equipo de categoría nacional y el sábado se producirá el ansiado momento. Enfrente, un Lauburu K.E Ibarra que está llamado no sólo a ser uno de los equipos punteros del grupo sino también a disputar el título de liga este año.

Después de un sacar un punto muy valioso en Tafalla que ha aumentado con creces la moral del equipo, al Castro le llega una gran oportunidad para continuar con las buenas sensaciones. Esta vez ante su público, los rojillos se miden, en un enfrentamiento clásico por excelencia, al subcampeón de la pasada liga, un equipo muy trabajado que combina jugadores con experiencia en la categoría con la presencia de juveniles en sus filas.

Los guipuzcoanos, después de una cómoda victoria por 6-0 en la primera jornada de liga ante el Juventud del Círculo, buscarán continuar su racha en el Peru Zaballa. Desde que volvieron a la División de Bronce, los vascos no han hecho más que crecer, tanto en estructura de club como en objetivos clasificatorios. Para ello sigue manteniendo buena parte de la plantilla del año pasado, donde los jugadores de Tolosaldea se mezclan con un bloque de jugadores navarros con un claro ADN Xota.

lauburu

Después de quedar segundos clasificados de liga el curso pasado, el objetivo para los de Alfredo Hualde es el de estar en el play-off e incluso pelear por el campeonato. Las novedades, casi obligadas para sustituir a las salidas, se integrarán rápido en un engranaje donde la intensidad defensiva, el despliegue físico, el juego directo y el gran trabajo a balón parado son las señas de identidad de un equipo muy sólido y con muy pocas fisuras.

Es por todo ello que se antoja un enfrentamiento muy complicado para un Castro que, con todo, sólo ha necesitado una jornada para demostrar su capacidad de lucha y sacrificio en momentos difíciles. Los rojillos pese a ello, deberán ofrecer lo mejor de sí nuevamente para dar una alegría a la afición que se espera que responda el sábado.

El entrenador del primer equipo, Álex Soba, ha destacado en unas declaraciones previas al partido que “es otro partido contra un equipo muy competitivo, muy físico y muy muy sólido a nivel defensivo. Tendremos pocas ocasiones por lo que habrá que aprovecharlas bien y, sobre todo, no conceder facilidades cerca de nuestra área porque hay jugadores con mucha calidad que nos pueden hacer mucho daño.” Para el enfrentamiento, el cuerpo técnico sigue con la enfermería llena y volverá a ser necesario recurrir a los juveniles para completar la convocatoria.

Por su parte, el míster visitante, Alfredo Hualde, ha resaltado que “hay una motivación especial, por la historia de los clubes y lo que rodea al enfrentamiento”. Hualde ha destacado que espera “un partido muy disputado”, y que, “jugando el Castro en casa y con el objetivo de la permanencia, los puntos en su pabellón son importantes y la simbiosis con la afición también.”

Según el entrenador navarro “Será un enfrentamiento bonito con la intensidad que pondrá el Castro y por querer ambos disputar los puntos. Nosotros vamos a pelear lo máximo posible para sacar puntos y estar en cabeza siempre.” Hualde ha explicado que su equipo “lleva una dinámica desde pretemporada muy buena”, pero “un tiempo con un par de lesionados.” “Los juveniles nos están ayudando mucho y el sábado no sé cómo llegaremos, no es excusa, en pretemporada hemos competido con los juveniles y se ha competido muy bien” ha finalizado el preparador.

El encuentro dará comienzo a las seis de la tarde del sábado en el Peru Zaballa.