Durísimo compromiso en el peor momento

El CFS Castro viaja a Bilbao para medirse al líder del grupo, el Otxartabe, en un momento muy delicado para los rojillos por la situación clasificatoria y las numerosas bajas que asolan al equipo desde hace algunas semanas. Los castreños, después de ceder nuevamente ante el Ibararte, afrontan un desplazamiento corto hasta la capital vizcaína para enfrentarse al equipo más en forma del campeonato y un serio candidato no sólo al título de liga, sino también al ascenso a Segunda División.

El conjunto bilbaíno se ha movido durante toda la temporada en puestos altos de la clasificación y no ha ocupado la primera plaza de la tabla en más jornadas por la máxima igualdad de puntos entre los candidatos al título de liga. Los de Rodrigo García, con todo, no pierden desde el pasado 23 de noviembre cuando cedían ante el San Juan en casa y han contado sus siete últimos partidos por victorias, un bagaje que les hizo escalar al primer puesto en la jornada 17.

72273762_10214377430820378_7158943259539013632_o

Desde el inicio de temporada, las buenas actuaciones de jugadores como el castreño David Barbero, ex del Gran Canaria entre otros, Juni, Cristian Blanco o el internacional ex rojillo Yerai Hernández han permitido a los vizcaínos superar a rivales de envergadura y apenas ceder puntos en sus enfrentamientos directos. Un equipo, en definitiva, donde el nivel medio es altísimo, por lo que el choque se antoja muy complicado para un Castro que llega en el peor momento de la temporada tanto por las bajas acumuladas en las últimas semanas como por la situación clasificatoria.

El entrenador visitante, Álex Soba, ha explicado en unas declaraciones previas al partido que «la derrota ante Ibararte fue muy dura por cómo se produjo y porque se debió fundamentalmente a errores nuestros. El margen de error ya prácticamente no existe y vamos a tener que hacer un final de temporada de play-off si queremos salvarnos».

Para el míster castreño «además de la derrota, el partido de la semana pasada nos ha dejado más bajas, por lo que vamos a tener que tirar hasta 4 juveniles para poder presentar un equipo mínimamente competitivo para medirnos al líder». «Otxartabe ahora mismo es el equipo más en forma y es el más claro aspirante no solo a ser campeón sino a ascender. Habrá muy pocas plantillas con tanta calidad en todos los grupos de Segunda B. Ofensivamente tienen un auténtico arsenal y cualquiera de los jugadores de su plantilla sería titular en cualquier otro equipo del grupo” ha destacado Soba.»Tenemos que intentar aferrarnos al partido, pero sobre todo no perder más gente. Nuestras mínimas opciones van a pasar por los próximos cinco partidos y ahí tenemos que recuperar gente si queremos ser competitivos» ha concluido el preparador rojillo.

El partido dará comienzo a las once y cuarto de la mañana del domingo en el Polideportivo de Txurdinaga de Bilbao.