El alirón en juego

El CFS Castro viaja a Cabezón de la Sal para medirse a El Minchón y tratar de sumar, como mínimo, el punto que les separa del título de liga. Los rojillos, que ya sólo dependen de sí mismos para ganar el campeonato, afrontan la primera de las tres oportunidades de las que disponen para certificar la primera plaza en este tramo final de liga.

Después de una cómoda victoria en casa ante El Muriedas Urrutia, los castreños encaran una salida exigente contra uno de los mejores equipos de la competición. El Minchón, aunque fuera de la pela por el título, se ha mostrado a lo largo de la temporada como uno de los conjuntos más sólidos y fiables de la liga. El conjunto de Cabezón de la Sal es un bloque formado por jugadores muy competitivos, experimentados y acostumbrados a moverse todas las campañas por la zona alta de la tabla.

Los de José María Agudo han completado un buen año en su feudo, en donde sólo han cedido dos derrotas en lo que llevamos de liga, lo que les ha permitido ocupar prácticamente todo el curso las primeras posiciones de la tabla. Precisamente, el conjunto de Cabezón de la Sal ha sido, junto al Colindres, el único equipo que ha conseguido sacar puntos esta temporada del Peru Zaballa, donde rascó un empate a uno el pasado mes de diciembre. Además, se ha convertido en una especie de bestia negra para los rojillos en sus últimos cuatro enfrentamientos, en los que acumulan 3 victorias y la ya citada igualada en la ida.

Enfrente tendrá a un Castro que intentará continuar su racha en la competición, donde acumula dieciocho partidos sin conocer la derrota. Para intentar ganar la liga a falta de dos jornadas, el cuerpo técnico repetirá prácticamente la misma convocatoria de las últimas jornadas, con las bajas de Aitor por lesión y Jorge Vega por sanción. Tampoco viajará esta jornada con el primer equipo Diego Pereda, que actuará esta semana con el Juvenil.

Recta final para el Juvenil Nacional

El Juvenil de División de Honor encara la parte final de la temporada con el objetivo de mejorar la mala imagen ofrecida en esta segunda vuelta. Los de Gonzalo Zubiaurre, tras conseguir una victoria a domicilio la pasada jornada tras siete partidos sin ganar, se enfrentan a un Eskoriatza K.E situado en la parte alta de la tabla. No será un partido fácil para los rojillos, que tendrán delante a un rival que está firmando una gran temporada y que se encuentra en quinta posición, pero que acumula dos derrotas consecutivas en las últimas jornadas.

Compromisos coperos para la base

IMG-20190127-WA0002El Juvenil Territorial, por su parte, regresa a la competición tras casi un mes de parón, con un enfrentamiento ante otro filial, en este caso el del Gora Red Blue el domingo a las cuatro y media en el Pachi Torre. Importante compromiso para los rojillos, que no conocen la victoria desde finales de diciembre y que deberán ofrecer su mejor nivel para superar a un equipo bilbaino instalado en mitad de tabla y al que ya superaron en la primera vuelta.

El resto de partidos de la base estarán marcados por La Copa, que acapara todos los enfrentamientos en este tramo final de temporada. El Cadete buscará reengancharse a la parte alta de la tabla en la Copa Bizkaia con el derbi local con el Flaviobriga, el domingo a las doce y media de la mañana en el Peru Zaballa. Los de Raúl Arco, tras una dura derrota ante el segundo clasificado la jornada anterior al descanso, buscará un triunfo que le permitiría seguir luchando por los puestos altos de este grupo A.

Fuera de casa actuará el Alevín “A”, que jugará el sábado a las doce y cuarto de la mañana ante La Salle en Santander en la cuarta jornada de la Copa Cantabria y el Benjamín, que visitará a partir de las 15.30 h. al Escuelas del Pisueña en Selaya. Si disputará su encuentro copero en casa el Alevín “B”, que recibirá al Verdemar el domingo a las once y cuarto en el Peru Zaballa.