Lo único bueno, el resultado

El CFS Castro consiguió en Muriedas un ajustado triunfo en su peor partido de la temporada hasta el momento, que le permite mantener el liderato dos semanas más. Los rojillos evidenciaron falta de concentración en varios tramos del choque y estuvieron a punto de ceder puntos ante un rival que pese a su situación clasificatoria y falta de efectivos dio una lección de pundonor hasta el final del encuentro.

Ficha técnica:

Muriedas Urrutia: Alejandro, Chema Matía, Jose, Iván y Jesús (2) -quinteto inicial- Toño.

CFS Castro Urdiales: Javi, Aspi(1), Aitor, Gaizka (1) y Borja (1) -quinteto inicial- Pedro, Raúl, Sergio, Aritz, Imanol y Jorge Vega.

Árbitro: Ruben Sobaler Pesquera, actuando como cronometradora María Fernández Cueto. Amonestaron a Jose Matia y Jose Esparza por parte local y a Aspi por parte visitante.

Goles: 0-1 Min. 6 Aspi, 0-2 Min. 22 Borja, 1-2 Min. 25 Jesús, 2-2 Min. 25 Jesús, 2-3 Min. 29 Gaizka.


La buena racha comenzada hace un mes en Villaescusa no hacía presagiar un enfrentamiento con tantas dificultades ante un rival de la parte baja de la tabla y que llegaba al choque muy mermado de efectivos. Sin embargo, pronto se iba a ver que la superioridad mostrada en anteriores compromisos no iba a darse en ningún momento del partido.

Los rojillos trataron de llevar el peso del encuentro al inicio, pero se encontraron ante un rival peleón que se desgastó físicamente en defensa para frenar los ataques visitantes. Las primeras ocasiones fueron para el Castro, que no consiguió concretar ante una zaga local bien plantada hasta que Aspi aprovechó un córner para poner el 0-1 en el minuto seis. Con el primer gol, los fronterizos bajaron notablemente la intensidad, lo que se tradujo en varias ocasiones peligrosas de su rival antes de llegar al descanso.

Tras el paso por los vestuarios el guión no cambió y el dominio cansino de los castreños se mostraba infructuoso ante su falta de pericia ante la meta muy bien defendida por Alejandro. Borja anotaba el segundo con un tiro desde fuera del área, pero los rojillos no iban a acertar a romper el partido en esos instantes en los que la fe de los de Luis Urrutia parecía doblegarse, lo que iba a permitir a los camargueses estirarse más y llegar peligrosamente la meta de Javi. Dos errores defensivos por falta de concentración propiciaron el empate para los locales en apenas 60 segundos.

Se entró así en un tramo final de encuentro abierto, lo que no se quería bajo ningún concepto cuando arrancó el encuentro, en el que ambos equipos comprendieron que el próximo en marcar iba a tener muchas papeletas para llevarse los tres puntos. Los locales, pese a tener solo un cambio, seguían llegando con peligro y sólo las buenas intervenciones de Javi evitaron que el Muriedas se pudiera por delante. En la otra portería entre los palos y Alejandro impedían que se moviera el marcador, hasta que, finalmente, y en los peores minutos de los visitantes, Gaizka logró el gol de la victoria aprovechando un envío en profundidad de Imanol.

De ahí al final volvió a fallar el Castro a la hora de sentenciar el choque, lo que hizo que la recta final tuviera que salir la capacidad de sufrimiento de los rojillos. Los locales quemaron sus últimas naves con las pocas fuerzas que les restaban y a punto estuvieron de lograr un empate que hubiera castigado con justicia la falta de concentración de los marineros durante toda la mañana.

Con este triunfo tan agridulce, el Castro mantiene el liderato hasta dentro de dos semanas, cuando se reanude la competición tras el parón midiéndose a un rival directo en el Peru Zaballa, El Minchón, una gran oportunidad para seguir abriendo brecha con los perseguidores en una parte final de la primera vuelta en la que muchos rivales tendrán enfrentamientos entre ellos.