Poco premio para un gran Castro

l mejor Castro de la temporada se dejó ver en su visita al segundo clasificado. Los rojillos firmaron un empate tras un partido sensacional, en el que hicieron méritos para mucho más durante 30 minutos, pero que el portero-jugador de Canalsa Pecusa condujo a una ruleta en la recta final que concluyó con un reparto de puntos escaso para el gran juego demostrado por los castreños.

Ficha técnica:

Canalsa Pecusa: Pi, Mario Chao, Abel, Pestoni (2) y Rubi (1). Javi Herrero (1), Quique (1), Chiqui, Jose y Raúl.

CFS Castro Urdiales: David, Aspi, Jorge Vega (1), Óscar y Luis Pablo (2). Aitor (2), Raúl, Gaizka, Gonzalo, Sergio y Álvar.

Árbitro: Sergio Sánchez Llorente, actuando como cronometradora María Luisa Altuna Vega. Amonestó por el Canalsa Pecusa a Mario Chao, Pestoni y Quique y por el Castro a Luis Pablo, Óscar, Aspi y Jorge Vega.

Goles: 1-0 Min. 9 Pestoni, 1-1 Min. 13 Luis Pablo, 1-2 Min. 16 Jorge Vega, 1-3 Min. 18 Aitor, 1-4 Min. 26 Luis Pablo, 2-4 Min. 31 Javi Herrero, 3-4 Min. 32 Pestoni. 4-4 Min. 34 Rubi, 5-4 Min. 38 Quique, 5-5 Min. 39 Aitor.


17035997_10207952850649889_224222661_oEl Castro buscaba disipar las dudas mostradas como visitante durante este 2018 en la cancha más complicada de la categoría. Los rojillos rendían visita a un Canalsa Pecusa, segundo clasificado, y único equipo de la Tercera que había sumado todos los puntos disputados en su feudo. No parecía fácil la empresa para los castreños, que se habían mostrado poco sólidos en sus dos salidas anteriores de este año, que iban a necesitar de su mejor versión para traerse algo positivo del María Blanchard.

Pero los asistentes al encuentro pronto iban a comprobar que el Castro del sábado era el de sus mejores tardes. Los rojillos se hicieron desde el primer momento con el dominio del partido, maniatando a los santanderinos y poniendo en jaque al portero rival. Ni siquiera el hecho de que los locales se adelantaran en el marcador en uno de los pocos errores cometidos por los marineros sembró dudas en un equipo castreño que cuajó una sensacional primera parte en la que superó a los de la capital en todas las facetas del juego.

El Castro mostró un altísimo nivel en su ataque posicional, con múltiples variantes ofensivas que le permitió gozar de numerosas ocasiones que obligaron a Pi a emplearse a fondo en varias de ellas. Fueron varias las oportunidades en las que los visitantes se encontraron también con los palos de la portería local, hasta que Luis Pablo equilibró el partido con un disparo directo de falta.

Tras la igualada el Castro incluso mejoró aún más sus prestaciones y tan solo la amenaza de las faltas sembraron dudas en un equipo que aprovechó su buen momento para hacer dos goles más para irse al descanso por delante en el electrónico con una renta de dos tantos ante un rival del que se esperaba una reacción para no decir prácticamente adiós a sus opciones de pelear la liga.

17015423_10207952845169752_572502944_oLos primeros minutos de la reanudación también fueron visitante y, pese a que los locales dieron un paso adelante y gozaron de alguna oportunidad para reducir distancias, fue de nuevo un tiro libre el que aumentó la renta castreña. El 1-4 en el marcador en el ecuador de la segunda mitad obligó al técnico de los santanderinos, Chana, a poner el portero jugador en cancha y el guión del encuentro iba a cambiar.

Los de la capital son uno de los mejores equipos de la competición en el juego con un jugador extra y desde el primer momento demostraron que el partido no estaba cerrada. En apenas cuatro minutos los locales habían neutralizado la renta que tanto esfuerzo le había costado acumular al Castro. Los rojillos dudaban por primera vez en la tarde del sábado y el choque ya era diferente.

Las alarmas en los castreños se encendían cuando un disparo de Quique golpeaba en Aspi y ponía a los locales por primera vez por delante. Ahora le tocaba mover ficha al Castro que situaba inmediatamente a Luis Pablo como portero jugador. Fue precisamente el pívot rojillo el que conectaba con Aitor a falta de algo menos de un minuto para que éste consiguiera la igualada.

El momento final fue de auténtico infarto y cualquier resultado podría haberse producido. El Castro con cinco faltas tuvo que defender la acometida final de los locales e incluso pudo ganar en un disparo de Gaizka desde el centro del campo que se perdía a la izquierda de la vacía portería local, pero también pudo perder en el último segundo, cuando un remate de Mario Chao se estrellaba en el poste disipando todas las opciones de un nuevo cambio de marcador.

Por tanto empate meritorio para el Castro en una cancha en la que nadie había logrado puntuar pero que se antoja corto una vez visto el desarrollo del juego y la magnífica imagen dejada por los rojillos, demostrando que a su mejor nivel pueden competir contra cualquiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>