Segundo intento

El CFS Castro afronta el partido aplazado ante el Zarapak Tauste que no pudo disputar el pasado 16 de noviembre por los problemas que sufrió el bus que transportaba a los rojillos hacia la localidad aragonesa. Ahora, los castreños intentarán conseguir en este nuevo intento tres puntos que sería claves de cara a su objetivo esta temporada, ya que permitirían acabar la primera vuelta del campeonato fuera de los puestos de descenso.

Enfrente tendrán a un conjunto maño que, tras proclamarse brillantemente campeones del grupo aragonés de Tercera, están teniendo un debut muy satisfactorio en la División de Bronce, lo que les ha permitido llegar al final de esta primera vuelta fuera de la zona roja de la tabla y habiendo transitado parte de ella incluso en la zona media. Las victorias ante rivales punteros del grupo durante esta primera parte de la liga ha permitido a los zaragozanos acumular un total de 13 unidades en su casillero -tres más que los rojillos- en su carrera por asegurar la permanencia lo antes posible.

71054567_10214216576079110_5877734032443179008_o

El equipo de Ángel Liarte apostaba a principio de temporada para la andadura en la categoría de bronce por la continuidad del bloque del ascenso, si bien también ha apuntalado sus filas con un par de altas entre las que destaca la de un ilustre como Raúl Izquierdo, un jugador que aporta toda su experiencia para ser algo más que un líder en el campo. Los aragoneses son un equipo alegre y vertical, con muy buenos jugadores tanto a nivel individual en el 1×1 como a nivel técnico y colectivo. Es por ello que el Castro deberá mostrar su mejor versión y certificar su mejoría del último encuentro ante el Guardo si quiere sacar algo positivo de su visita a la pista aragonesa.

El entrenador visitante, Álex Soba, ha explicado en unas declaraciones previas al partido que “Jugar en estas fechas trastoca los planes de todos porque evidentemente no hemos podido dar descanso a gente que lo necesita, sobre todo desde el punto de vista mental, pero todos sabemos que son 3 puntos muy importantes y los chicos llegan muy concienciados. “Los dos equipos llegamos en una mala racha de resultados y somos conscientes de que el que gane podrá pasar un fin de año tranquilo fuera de descenso. Ha sido una buena semana, con dos entrenamientos en los que por fin hemos podido contar con casi toda la plantilla y eso se ha notado en la calidad de los mismos. Después de varias semanas entrenando con 5 o 6 jugadores, de repente tener que hacer convocatoria es una buena noticia” ha destacado el míster castreño.

Según Soba “Va a ser un partido muy complicado, ya que pese a la última mala racha de resultados ellos están siendo muy competitivos y sabemos que la grada además va a apretar, así que seguramente los detalles van a volver a ser los que marquen la diferencia. Unai (última incorporación de los castreños) es un jugador al que llevábamos tiempo siguiendo. Nos va a ayudar a reforzar una zona en la que habíamos perdido mucho potencial por las lesiones de larga duración y eso va a permitir liberar de tanta labor defensiva a gente que brilla mucho más en otras posiciones” ha finalizado el entrenador rojillo.

El encuentro dará comienzo a las once de la mañana del domingo en el Polideportivo Joaquín Lasala.