Un partido en tres actos

El CFS Castro encara los dieceséis minutos restantes del partido suspendido contra La Vuelta con el objetivo de aumentar su diferencia de puntos con el segundo clasificado. Los rojillos, tras la sanción del Comité de Competición, tendrán que actuar nuevamente lejos del Peru Zaballa, aunque sin salir del municipio, en esta ocasión a puerta cerrada en el Polideportivo de Sámano.

Después de sumar otro triunfo importante en lo referente a la clasificación, pero con malas sensaciones en cuanto a juego, los castreños afrontan su tercer compromiso del curso ante La Vuelta, segundo clasificado en liga. El equipo de Pesués cedió nuevamente puntos en la última jornada, por lo que prácticamente encara estos minutos restantes del choque como un todo a nada en sus aspiraciones para ganar la liga. Los de Agapito Blanco, pese a estar nueve puntos por debajo del Castro, podrían reducir con una victoria la diferencia a seis puntos a falta de siete jornadas para la conclusión del campeonato.

Es por ello que la presión también se ha traslado a un Castro consciente de que puede dar un golpe casi definitivo a la liga, pero que deberá practicar su mejor juego para superar a un rival que aún tiene mucho que decir en el campeonato. El equipo de Pesués ya demostró su capacidad para competir en el partido de hace un mes en el Peru Zaballa, donde se sobrepuso al ambiente en la grada y jugó con el nerviosismo de los locales en los primeros minutos para adelantarse hasta en dos ocasiones. En el partido de la primera vuelta, los locales se hicieron con la victoria tras superar por la mínima a un Castro que cuajó una gran primera parte. Los de Agapito Blanco cuentan con un bloque de jugadores con muchísima experiencia, capaces de manejarse en todo tipo de situaciones.

Con todo, el Castro, consciente de la oportunidad que se le presenta, llega al estos dieciséis minutos aplazados con confianza y avalado por la racha de siete victorias consecutivas que le han permitido aumentar su renta con su rival de mañana a nueve puntos. No será sin embargo una empresa fácil conseguir la victoria ante un equipo cuyas cualidades ya son conocidas de sobra por los rojillos tras dos tomas de contacto esta temporada, y que, sin duda, venderá carísima su derrota mañana.

Para intentar llevarse el triunfo, el cuerpo técnico ha convocado a todos los jugadores de la primera plantilla, incluidos Aitor y Javi, ambos con molestias en el tobillo tras el duelo ante el Cueva de Morín, y que serán duda hasta el último momento pese a entrar en una convocatoria a la que vuelve Saúl Valle, baja en el último partido por motivos personales.

El partido, que será a puerta cerrada, dará comienzo a las seis y media de la tarde del sábado en el Polideportivo de Sámano.

 

La base acapara la atención

Con el Juvenil Nacional descansando, la base será el principal protagonista este fin de semana, con un Juvenil Territorial que buscará mejorar su situación clasificatoria ante el filial Otxartabe el sábado en Bilbao. Los de Miguel Ángel Calvo, tras una mala racha de resultados, intentarán volver a sumar de tres para alejarse de la zona baja ante un equipo bilbaíno que está cuajando una buena temporada y ocupa una meritoria cuarta plaza.

SAMSUNG CSCEl Cadete, por su parte, continúa su andadura en la copa vizcaína, debutando en casa esta segunda  jornada en la que se medirán al Boskozaleak el domingo a las seis y cuarto de la tarde en el Peru Zaballa. El equipo de Raúl Arco, después del empate a dos ante el Portu en la primera jornada, buscará un triunfo para que le ayude a ascender en la clasificación.

En categoría alevín, el Peru Zaballa será testigo el domingo por la mañana del derby que cerrará la liga entre los dos equipos de nuestro club, con un enfrentamiento entre el Alevín “B” y el Alevín “A”que dará comienzo a las doce y media del mediodía. El benjamín, por su parte, se desplazará Santander para medirse al Verdemar “B” el sábado a las once de la mañana en la penúltima jornada del campeonato.