Una nueva final

El CFS Castro afronta una nueva final contra el Mariano Rico Cuéllar F.S que supondrá una gran oportunidad de conseguir una victoria que ayude a los rojillos a romper su mala racha de resultados y mejorar su situación clasificatoria frente a un rival directo por la permanencia. Los castreños, después de ceder en un buen partido en Ibarra, buscarán tres puntos que empiecen a certificar el resurgir del equipo justo en un tramo de campeonato clave y que marcará en gran medida su devenir final.

Para ello, deberán superar a un Cuéllar que, al igual que los rojillos, ocupa actualmente puestos de descenso pese a haber realizado una buena primera vuelta en la que se han mantenido durante varias jornadas fuera de los puestos de peligro. 71054567_10214216576079110_5877734032443179008_oLos de Natalia Maroto son un equipo que apuesta por una defensa intensa, buscando al rival en su propia cancha y un ataque directo, lo que unido a la rapidez de su pista los convierten en un rival muy complicado. Especialmente peligroso en su pabellón, Santa Clara, los de Cuéllar son un conjunto que ya ha puesto en aprietos a algunos de los favoritos del grupo durante la primera parte del campeonato, sacando además puntos a domicilio ante el Guardo o el Ibararte entre otros.

Ante esta tesitura, el Castro deberá mantener la mejora en el juego mostrada el fin de semana pasado en Ibarra para conseguir una victoria ante un rival directo por la permanencia que supondría un auténtico balón de oxígeno para los rojillos. De cara al choque, el cuerpo técnico castreño recupera a Aitor y a Jony, este último tras la disputa del campeonato de España Juvenil de selecciones autonómicas, pero pierde a Oliver Sierra, lesionado durante la semana.

En unas declaraciones previas al encuentro, el entrenador local, Álex Soba, ha afirmado que “el partido de Ibarra es una derrota que tiene que servirnos para crecer y recuperar la senda. Volvimos a rendir a un buen nivel y competimos hasta el final del partido, algo que llevábamos semanas sin hacer y justo antes de una serie de partidos de los que va a depender nuestra continuidad en la categoría.”

Para el míster castreño “el partido del sábado es la primera final del campeonato. Nos hemos quedado sin margen de maniobra y todo lo que no sea ganar es ponernos las cosas muy muy difíciles. Habrá que saber jugar con esa presión y hacer de la necesidad virtud para superar a un rival que llega algo mejor pero para el que también son 3 puntos fundamentales. “Somos un equipo muy diferente al de la primera vuelta y es muy difícil que se repita un partido como aquél. Partiendo de que la plantilla es casi otra también y que creo que ahora somos más competitivos y con mucho más fondo de armario que entonces” ha explicado Soba.

El preparador rojillo espera “un rival muy intenso, muy agresivo y muy directo, que busca ataques rápidos y mucha situación de 1×1 donde tiene varios jugadores muy peligrosos.” “Tenemos que igualar en intensidad e intentar llevar el partido hacia un terreno más cómodo para nosotros”  ha concluido Soba.

El encuentro dará comienzo a las seis de la tarde del sábado en el Polideportivo Peru Zaballa.