Una rápida recuperación

Victoria balsámica la del CFS Castro en Villaescuesa ante el Cueva de Morín que le vale para recuperar sensaciones y no distanciarse del liderato. Los marineros cuajaron un partido más serio que brillante, sobre todo en el apartado defensivo, y supieron recomponerse en el peor momento del choque, cuando los locales se adelantaron mediada la segunda parte.

Ficha técnica:

Cueva de Morín: David, Héctor  Igor, Adrián, y Pablo -quinteto inicial- Fernando, Sergio, Ramses y Urko.

CFS Castro Urdiales: Alexis, Borja (1), Aspi, Imanol (1) y Aitor  -quinteto inicial- Raúl (1), Pedro, Gaizka y Aritz Galende.

Árbitro: José Antonio Huerta Cortabitarte, actuando como cronometradora María Férnandez Cueto. Amonestaron a Héctor y Adrián por parte local.

Goles: 1-0 Min. 30 Adrián, 1-1 Min. 33 Imanol, 1-2 Min. 38 Raúl, 1-3 Min. 39 Borja.


El encuentro empezó falto de ritmo, con dos equipos que guardaron mucho en los primeros compases a sabiendas de la importancia de los puntos en juego. El Castro trató de llevar la iniciativa en la primera mitad y suyas fueron las primeras ocasiones, si bien los rojillos apenas llegaron a inquietar seriamente a David. Pese a no cuajar su partido más brillante, los fronterizos propusieron más que un rival que se limitó a defender con orden y a buscar sus opciones a través de sus pívots Igor y Urko.

IMG-20181103-WA000578

La segunda parte comenzaba de igual forma que la primera, con el Castro buscando la portería local. A pesar de la falta de ritmo, las ocasiones se sucedían por ambos bandos, aunque era el  conjunto visitante el que tenía las más claras. Con la sensación en la pista de que el gol de los marineros podía llegar en cualquier momento, un rebote en el área castreña tras una pared con el pívot acabó con Adrián poniendo el 1-0 en el 30.

La reacción no se iba a hacer esperar en un Castro que no bajó los brazos al verse por debajo en el  marcador y que se recompuso del gol a la perfección. Imanol, tres minutos después, encontraba el hueco por la banda y cruzaba un sensacional disparo que se coló por la escuadra.

Con el empate los castreños se envalentonaron y siguieron generando peligro, conscientes de que el que marcase el siguiente tendría más de medio partido en el bolsillo. A dos minutos del final, Raúl conseguía el gol que ponía por delante al Castro por primera vez en el partido. Con el 1-2 los locales optaron por atacar con portero jugador, aunque no lograron un resultado positivo en el juego de cinco, con un Castro muy ordenado atrás. El gol de Borja, a escasos segundos para el desenlace, significó la sentencia y tres nuevos puntos.

La victoria deja al Castro sexto clasificado, aunque, tras los resultados de la jornada, a un sólo punto del trío de líderes. El próximo fin de semana los rojillos afrontarán otro partido transcendental en su aspiraciones, en esta ocasión en casa y precisamente ante uno de los colíderes, el Nuevo Matadero Reinosa.