Una semana menos

El CFS Castro se imponía en el último derbi del año al Portus Amanus y arrancaba otra página del calendario en su carrera hacia el título. Los rojillos, cuyo juego volvió a generar muchas dudas, aprovecharon su mejor dinámica y tono fisico para superar a un equipo samaniego que se vació en una primera mitad muy igualada y en la que las defensas brillaron por su ausencia.

Ficha técnica:

CFS Castro: Alexis, Jorge Vega, Borja, Imanol y Saúl (1). Aspi, Raúl (1), Galende, Gaizka, Javi y Diego Pereda.

Portus Amanus: Domos, Gonzalo (1 en propia puerta), Chepe (1 en propia puerta), Chimbo y César. Luis Pablo (1), Miguel Cajigal, Rosende y Asier Ubierna.

Árbitro: Saturnino García Fernández, actuando como cronometradora Isabel Sanz Julián, ambos del Comité Cántabro. Fueron amonestados Chimbo y Luis Pablo, ambos por el bando visitante.

Goles: 0-1 Min. 11 Luis Pablo, 1-1 Min. 17 Chepe, en propia puerta, 2-1 Min. 24 Saúl Valle, 3-1 Min. 25 Gonzalo, en  propia puerta, 4-1 Min. 32 Raúl.


54523291_10212987823841072_622299920346382336_nEl Castro volvía a jugar en su feudo cinco semanas después y lo hacía con el último derbi local de curso, recibiendo al Portus Amanus. Con una gran entrada en el Peru Zaballa (en torno a 400 personas), y con un rival con jugadores sobradamente conocidos, se esperaba una mejoría en la puesta en escena de un equipo rojillo con las cuentas muy claras para ser campeón. Con un colchón muy amplio respecto del segundo clasificado, el subconsciente volvió a jugar una mala pasada y los castreños distaron mucho de ser el equipo intenso y solidario de hace algo más de un mes.

Al Castro le faltó agresividad e intensidad en una primera parte en la que los ataques estuvieron muy por encima de unas defensas casi inexistentes y donde el buen hacer de los porteros y la intervención continua de los postes impidieron mayor movimiento en el marcador.

El primer acto fue un continuo intercambio de golpes, donde la enorme calidad ofensiva de los jugadores samaniegos era una continua amenaza hasta que, mediada la primera mitad, Luis Pablo acertaba a castigar su ex equipo tras un contragolpe que una blanda defensa local era incapaz de frenar.

Poco iba a cambiar el gol, con el choque continuando por los mismos derroteros, con continuas llegadas, algunas de ellas muy claras, hasta que a falta de tres minutos para el descanso, una de las mejores jugadas colectivas de los rojillos era remachada por Chepe en el segundo palo contra su propia portería. Ese gol si iba a cambiar la decoración, haciendo mucho daño a los visitantes, que veían como su esfuerzo de la primera mitad no era recompensado, entrando en una fase en la que el Castro pudo incluso ponerse por delante con un lanzamiento de 10 metros en el que Domos ganaba la partida a Saúl.

Castro Portus 1Los minutos iniciales de la primera mitad iban a continuar por los mismos derroteros, con un aumento en el dominio local, y un equipo samaniego encomendándose a la contra, con la que obligaron a Javi a responder con calidad en dos ocasiones. Pero el campo ya estaba inclinado hacia la portería de Domos y a los 4 minutos de la reanudación, Saúl se sacaba la espina rematando a gol un balón a la espalda de la zaga visitante.

El tanto del Castro iba a ser una losa demasiado pesada para un Portus Amanus ya con la gasolina justa y que veía como segundos después, un disparo de Aspi era desviado a su propia escuadra por parte de Gonzalo.

El 3-1 iba a traer la tranquiladad a un equipo local sabedor de que había hecho lo más complicado, poniéndose por delante y entrando en una fase del partido que esta temporada están sabiendo gestionar muy bien. El 4-1, marcado por Raúl después de otra buena jugada colectiva, iba a ser el espaldarazo definitivo para un equipo rojillo que intentó dormir el partido a fin de asegurar el triunfo. Pese a todo, los visitantes lo intentaron con portero-jugador, llegando a tener varias ocasiones aprovechando varias fases de relajación en la defensa local, pero el marcador ya no se iba a mover, dejando los tres puntos en casa de un Castro que suma ya 16 jornadas sin conocer la derrota y que puede ya contar con los dedos de la mano los puntos que le restan para ser campeón.

La próxima cita será el domingo en Santander, visitando la cancha de un Canalsa Pecusa en la que no se ha ganado nunca y que sin duda exigirá volver a la mejor versión de los rojillos para sumar tres puntos que dejen el campeonato a tiro de piedra.